Site hosted by Angelfire.com: Build your free website today!

VIOLENCIA INTRAFAMILIAR

¿Cómo enfrentarla?

VIOLENCIA FAMILIAR, MECANISMOS LEGALES DE PROTECCIÓN.

 

La conveniencia de regular jurídicamente la violencia familiar se fundamenta en la necesidad de encontrar mecanismos para proteger los derechos fundamentales de los integrantes del grupo familiar frente a los cotidianos maltratos, insultos, humillaciones y agresiones sexuales que se producen en el ámbito de las relaciones familiares. Si bien es cierto que las manifestaciones de violencia familiar no se producen exclusivamente contra las mujeres, son éstas -a los largo de su ciclo vital- las afectadas con mayor frecuencia. De este modo, la casa constituye un espacio de alto riesgo para la integridad de mujeres y niños, derivándose de ahí precisamente la denominación de violencia doméstica o familiar.

 

Resulta evidente, sin embargo, que el agente de la violencia no se limita siempre a dichos espacios; encontramos casos de agresiones en las calles, los centros de estudio y/o trabajo y en general los espacios frecuentados por las víctimas.

De otro lado, para interferirnos a mecanismos legales de protección frente a la violencia intrafamiliar es importante precisar primero dos conceptos: (i) ¿cuáles son los componentes de todo aquello que calificamos como mecanismo legal o, de manera más amplia, el sistema jurídico?, y (ii) ¿a qué acudimos cuando hablamos de violencia intrafamiliar?

 

El sistema jurídico tiene tres componentes básicos:

 

El primero, la ley. Es la norma escrita, la que encontramos en los códigos y en las disposiciones legales. Es importante porque tiene carácter universal, es decir, de aplicación general para toda la sociedad desde el momento en que se encuentra vigente. Un ejemplo es el Código de los Niños y Adolescentes, que es precisamente el texto de la Ley, el componente central de lo que significaría un mecanismo legal de protección a niños y adolescentes.

 

Un segundo componente es la institucionalidad. Es decir, todos aquellos operadores de la administración pública o privada que están involucrados en la aplicación de este componente normativo, de la ley escrita. Es un componente clave cuando hablamos de mecanismos legales de protección frente a la violencia familiar. Son las instituciones que nos ofrecen la sociedad y el Estado para hacer realidad aquello que disponen las normas legales.

 

Un tercer componente es el relativo a lo cultural. Alude a la idiosincrasia, a la ideología que está detrás de los aplicadores de la norma. Pero no sólo de ellos, sino también de quienes la concibieron y de aquellas personas que, en determinado momento y frente a un hecho concreto, deciden acudir y solicitar su aplicación.

 

Estos tres elementos son claves para entender todo lo que significa el problema de los mecanismos legales en una sociedad determinada.

 

Hecha esta precisión, pasaremos a definir lo que entendemos por violencia familiar. La misma alude a cualquier acción, omisión o conducta mediante la cual se infiere un daño físico, sexual o psicológico a un integrante del grupo familiar -conviviente o no-, a través del engaño, la coacción, la fuerza física, la amenaza, el caso, entre otros.

 

La mayoría de casos de violencia se producen donde existe una relación de poder, de jerarquía. Tanto en los casos de violencia sexual como familiar, podemos apreciar que existe una relación del fuerte contra el débil. Muy rara vez escucharemos hablar de la violencia del niño contra su padre. Por lo general, cuando los hijos expresan violencia contra sus padres se trata de padres mayores, muchas veces dependientes de sus hijos, y de hijos que los superan en fortaleza física.

 

El elemento de poder puede estar relacionado a la ubicación en el contexto familiar: padres-hijos, tíos-sobrinos; o también por la edad: adultos-niños; o por relaciones de jerarquía: marido-mujer. Estos son, pues, elementos claves que debemos tener presentes al hablar de violencia intrafamiliar.

 

CONTRA LA VIOLENCIA INTRAFAMILIAR

 

A fines de 1993 se promulgó la Ley 26260 que establece la política de Estado y de la sociedad frente a la violencia familiar. Esta ley constituye un recurso complementario al Código de los Niños y Adolescentes porque reconoce como actos de violencia familiar los de maltrato físico y psicológico entre cónyuges, convivientes o personas que hayan procreado hijos en común, aunque no convivan, y de padres o tutores a menores de edad bajo su responsabilidad.

 

Hasta ahora, la Ley 26260 ha sido difundida básicamente como una ley de protección a las mujeres frente a la violencia familiar. Sin embargo, sus alcances protegen a estos dos grupos humanos que mayoritariamente son afectados por estas manifestaciones de violencia: a las mujeres y a las niñas y niños. En este sentido, constituye un recurso que creemos puede ser utilizado y redimensionado para proteger a los niños y niñas frente al maltrato en la familia. Esta norma tiene como objetivo fundamental comprometer al Estado en la erradicación de la violencia familiar. Está destinada a prevenir y proteger a las personas que son víctimas de violencia en el ámbito de sus relaciones familiares. Su importancia radica en plantear medidas en diversos niveles, siendo las más urgentes de atención:

 

1. Las acciones educativo-preventivas: Tienen como objetivo fortalecer la formación escolar y extraescolar en la enseñanza de valores éticos y humanos, de relaciones humanas igualitarias para, precisamente, prevenir que se sigan reproduciendo las relaciones de jerarquía que ubican a unas personas en desventaja frente a otras, y que constituyen causa importante de la violencia en el interior de la familia.

 

2. Las acciones organizativas: La Ley 26260 se plantea entre sus objetivos promover la participación de la comunidad en la prevención y denuncia de maltratos producidos dentro de la familia. La idea es que la organización comunal pueda participar en el control y seguimiento de las medidas que los jueces adopten frente a casos de violencia familiar.

 

3. Instalación de servicios: Esta Ley ofrece la posibilidad de instalar servicios especializados. En ellos se ubican las delegaciones policiales para menores, las delegaciones para mujeres, e igualmente plantea reforzar las delegaciones policiales que existen con personal especializado para atender problemas de violencia familiar. Del mismo modo, plantea la necesidad de crear hogares temporales de refugio para víctimas de violencia a nivel de los gobiernos locales. Un aspecto importante que ofrece esta Ley, y que antes no había sido considerado en ninguna otra norma, es que se puedan diseñar programas de tratamiento a los agresores para evitar, precisamente, que el maltrato continúe y se multiplique.

 

4. Acciones de capacitación: Dirigidas a los agentes de las instituciones que constituyen uno de los componentes del sistema jurídico: policías, jueces y fiscales.

 

5. Acciones legales: Esta Ley ofrece mecanismos de carácter sumarísimo. Esto significa celeridad, inmediatez, es decir, un contacto directo de la autoridad con la víctima. Es un procedimiento, en principio, que no debería ser obstaculizado por ningún tipo de formalismos. Lamentablemente, la legislación se enfrenta en este aspecto con el componente cultural señalado originalmente. Porque nuestros jueces, en general, no han estado acostumbrados a aplicarse este tipo de legislación.

 

INSTITUCIONES QUE PROTEGEN AL NIÑO Y A LA MUJER.

 

Existen instituciones que apoyan al niño y a la mujer para prevenir e informar a las personas las consecuencias de este grave problema que afecta principalmente a los niños y a las mujeres. En este capitulo se hará referencia de aquellas instituciones que promueven la paz y la no violencia domestica.

 

LA ORGANIZACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS. (O.N.U.)

 

La Organización de las Naciones Unidas en México, el pasado 6 de marzo, presentó una campaña interagencial contra la Violencia Intrafamiliar. Con el tema "Una vida sin violencia es un derecho nuestro", la ONU busca informar, promover y crear conciencia sobre los derechos humanos de las mujeres, niños y niñas que viven en situaciones de violencia dentro de sus familias. La campaña que se lleva a cabo en toda América Latina, agrupa en México a doce agencias de las Naciones Unidas que cuentan con oficinas en este país. A este esfuerzo se han sumado diversas instituciones del Gobierno de México, organizaciones no gubernamentales y el sector privado.

 

Las actividades iniciaron con el Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo, y se han desarrollado a lo largo del año, en el marco del 50 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el cual se celebrará el próximo 10 de diciembre.

 

La participación de diversas agencias del sistema de Naciones Unidas en este proyecto ha permitido que sean abordados los distintos ángulos de la violencia intrafamiliar, un problema que en algunos países de América Latina llega a afectar a 6 de cada 10 mujeres. La promoción de los derechos humanos y el desarrollo de la mujer, las repercusiones de la violencia en la salud física y mental de las mujeres niños y niñas, las implicaciones económicas de éste fenómeno y sus manifestaciones en el campo y en el ámbito laboral, la relación entre el consumo de drogas ilícitas y la violencia intrafamiliar, la vulnerabilidad de las mujeres refugiadas y desplazadas ante la violencia doméstica, el impacto en los menores y muchos otros.

 

Las actividades que se planteó la campaña incluyeron desde la difusión de información a través de medios masivos de comunicación hasta la capacitación de autoridades, la creación de mecanismos de respuesta frente al problema y la promoción de legislaciones que protejan a las víctimas y prevengan este tipo de actos.

 

DESARROLLO INTEGRAL DE LA FAMILIA (DIF).

 

La columnista comenta que: "La violencia intrafamiliar existe en algunas familias y está latente durante mucho tiempo, pero permanece oculta u otras veces, aparentemente escondida. Los integrantes de una familia que sufre de violencia durante el desarrollo de sus actividades cotidianas no se dan cuenta de que los indicios, marcas y secuelas de ella son notoriamente visibles pero ellos creen o quieren creer que nadie lo sabe, que nadie lo ve. En situaciones extremadamente drásticas suceden violaciones sexuales, traumas sicológicos graves y/o la pérdida de uno de los miembros de la familia, por eso la necesidad de romper el silencio de la violencia intrafamiliar". No ha de ser fácil enfrentar una situación de violencia intrafamiliar pero, a diferencia de hace algunos años, hoy día, gracias a una intensa labor de diversas asociaciones civiles, los grupos vulnerables tienen alternativas, llámese Procuraduría General de Justicia, Instituto para la Mujer, Desarrollo Integral de la Familia u organismos no gubernamentales. No siempre le pasa solo a otros".

 

SECRETARÍA DE LA MUJER.

 

La secretaría de la mujer es otra de las instituciones que podemos encontrar entre las que se encuentran en la lista de aquellas instituciones encargadas de apoyar los derechos de la mujer y de los niños brindándoles la opción de auto apoyo a través de la independencia lo cual se logra mediante la integración de las personas a los grupos que se encuentran disponibles en la institución como lo son:

Manualidades, Computación., Cultura de belleza., Etc.

 

Además de apoyar a las personas brindándoles apoyo psicológico y ocupacional ya que se les brinda un empleo a aquellas personas que así lo deseen ya que la institución se encuentra vinculada con empresas que solicitan personal femenino y que tienen la necesidad de ganar dinero para sustentar sus familias.

 

Otro tipo de apoyo que se les brinda a las mujeres que han sido victimas de la violencia domestica es proporcionarles información y asesoramiento acerca de la autoestima, apoyo emocional, pero sobre todo un espacio donde pueden desarrollarse como personas y como grandes seres humanos.

 

ASUNTOS DE LA MUJER Y GRUPOS VULNERABLES.

 

Personas de la tercera edad, niños, personas con capacidades diferentes y las mujeres son la población objetivo en los asuntos de la mujer y grupos vulnérales que es una dependencia que pertenece a la Secretaría de Desarrollo Social (SEDESOL). Y que es la encargada de dar apoyo a todas aquellas personas que lo necesitan a través de sus múltiples programas en beneficio de aquellos grupos que son más propensos a sufrir la discriminación, y la violencia como son las mujeres y los niños.

 

En cuanto a las personas de la tercera edad se les proporcionan despensas o apoyos económicos los cuales les son útiles para subsistir durante uno o dos meses además de proporcionarles sillas de ruedas, bastones, caminadoras, etc.

 

Definitivamente esta dependencia es una de las instituciones más importantes ya que es la que respalda a todas aquellas personas que son más propensas a sufrir algún tipo de violencia.